Buscar
  • Liliana

Solo el 4,4% de las empresas gestionan la estrategia en forma excelente

Actualizado: 29 de mar de 2019




En el actual contexto empresarial altamente incierto, competitivo, cambiante, complejo y ambiguo es un factor crítico de éxito que las empresas cuenten con los siguientes elementos de gestión relacionados a la estrategia:

  1. Estrategia corporativa la que define el negocio donde se quiere estar.

  2. Estrategia competitiva la que establece la forma de competir para asegurar la generación de valor único.

  3. Plan estratégico el cual contiene las definiciones estratégicas como la misión, visión y valores más los objetivos a alcanzar, metas, plazos, recursos, etc.

  4. Riesgos estratégicos a gestionar, en función de la estrategia, objetivos y metas definidas.

  5. Sistema de gestión de la estrategia que permite alinear a las personas y la operación y entregar alertas tempranas respecto a cualquier desviación o cambio que se requiera realizar.

Una organización que no cuente con estos elementos se vuelven más vulnerable frente a cualquier cambio en su entorno, y su principal riesgo es desaparecer o perder valor.


Formando parte de los pilares que sustentan un buen gobierno corporativo está la gestión de la estrategia. De acuerdo al estudio "La voz del Mercado" del 2018 (1), que evalúa la percepción sobre el gobierno corporativo de las empresas más transadas en la Bolsa de Santiago, señala que solo el 4,4% de las empresas gestionan la estrategia en forma excelente. Los entrevistados indicaron "No veo una visión de futuro hacia las empresas en los directorios. Mucho se centra en la gestión de los resultados y poco en cómo redefinimos a la compañía para seguir existiendo en un futuro digitalizado”.


En mi experiencia como ejecutiva, consultora y profesora he conocido empresas de diferentes tamaños e industrias que no solo se centran en los resultados sino que muchas veces confunden la estrategia con la operación. Su plan "estratégico" no es nada más que un muy buen plan "operativo" que busca, por ejemplo, aumento en la eficiencia o productividad, características necesarias a desear pero no una estrategia. Por lo anterior, no es estrategia comprar la última tecnología, implementar inteligencia artificial, usar redes sociales para comunicarte con los clientes, etc. Es decir, estrategia no es hacer lo mismo pero mejor.... es hallar un espacio distinto para que la organización genere valor único a sus clientes.


Para no confundirse entre estrategia y operación, es recomendable que las empresas, cuando trabajen en la formulación de su estrategia, establezcan como supuesto que la operación está funcionando en forma perfecta y no existen problemas a solucionar. Si no se hace esta separación, los directivos terminarán sus jornadas estratégicas malgastando su tiempo y solucionando las urgencias operacionales. Una vez que la compañía define su estrategia y elabora su plan estratégico, los ejecutivos pueden comenzar a trabajar en su plan operacional para solucionar los problemas y contingencias que nunca faltan.


Por último, cabe destacar que una vez que las organizaciones entienden la diferencia y logran elaborar sus planes estratégicos y operacionales sin ninguna confusión, el nuevo desafío se vuelve en implementarlos ambos a la vez.


Nota (1): La voz del Mercado es una herramienta que busca evaluar cómo la opinión pública y otros actores relevantes perciben el gobierno corporativo de las empresas más transadas en la Bolsa de Santiago elaborada por EY y la Bolsa de Comercio de Santiago. En el 2018 fue contestada por 430 directores, gerentes de primera líneas, analistas del mercado capitales, clasificadoras de riesgo, gremios, académicos y otros actores influyentes.

81 vistas
  • Grey Twitter Icon
  • Grey LinkedIn Icon
  • Grey Facebook Icon
REGÍSTRATE Y MANTENTE ACTUALIZADO!
  • LinkedIn Social Icon
  • insta