Buscar
  • Liliana

¿Podemos gestionar el riesgo por falla humana?

Actualizado: 12 de oct de 2018

Contexto



Las organizaciones han avanzado en implementar la gestión de riesgos como una herramienta clave para asegurar la generación de valor, enfocándose principalmente a gestionar las fuentes relacionadas con los procesos, las tecnologías o la infraestructura pero poco se ha avanzado cuando la fuente de los riesgos son “las personas”.


Las observaciones y diversos estudios recientes han concluido que finalmente en la causa raíz de los acontecimientos y pérdidas asociadas a las fallas, existe una muy alta recurrencia de factores humanos, que de diversas formas determinan su frecuencia y severidad generando múltiples impactos estratégicos y/o operacionales en las organizaciones, en el medioambiente y en los diferentes stakeholders. Cabe destacar que cuando se observan, aunque en menor grado, causas derivadas de otros elementos (ej: errores en el diseño de procedimientos, fallas en los sistemas tecnológicos, de comunicación, infraestructura, etc.) queda de manifiesto que estos también dependen del factor humano y del nivel de control que las personas tienen sobre dichas causas.


Si la organización cuenta con personas confiables, será capaz de alcanzar con mayor probabilidad sus metas en forma eficiente y suplir las fallas porque las personas tendrán la motivación, la disciplina y la disposición para encontrar la mejor forma de hacer las cosas, más allá de lo establecido en su descripción de cargo.


Gestión del riesgo por falla humana

Todos los factores conocidos y controlados en la Gestión de Riesgos Empresarial resultan ineficaces si no se cuenta con personas confiables y armónicas, capaces de estar conscientes de cómo influyen en los resultados, siguiendo instrucciones y procedimientos, teniendo motivación e iniciativas para alcanzar las metas establecidas y contribuir a aminorar los riesgos que las puedan afectar.  A lo anterior se le denomina Confiabilidad humana la cual se puede definir como “la capacidad de desempeño eficiente y eficaz de las personas en todos los procesos, sin cometer errores derivados del actuar y del conocimiento individual, durante su competencia laboral, en un entorno organizacional específico”.


El desafío es ¿cómo asegurar la confiabilidad humana?, o dicho de otra manera ¿cómo gestionar el riesgo por falla humana?.


En mi experiencia, es clave identificar y gestionar en forma preventiva los factores que generan riesgos por fallas humanas como es el sentido de pertenencia, la motivación, las competencias, la cultura de riesgo, etc. , las cuales afectan a cada individuo, en cada equipo de trabajo y en la organización como un todo.

Dado lo anterior, es necesario que las organizaciones seleccionen los procesos más críticos para la operación cuya vulnerabilidad principal son las personas, identifiquen los factores que afectan la falla humana (de acuerdo a una pauta predefinida y que no deben sumar más de 30 factores), los evalúen en términos de impacto en las metas del proceso y probabilidad de ocurrencia, y posteriormente se inicie su gestión.


Esta es la única forma de evitar en forma preventiva la falla humana y alcanzar el rendimiento esperados por la organización.



Si deseas más detalles de esta información me puedes contactar directamente a través de mi blog o a mi mail liliana.parada@cngconsultoria.com

22 vistas
  • Grey Twitter Icon
  • Grey LinkedIn Icon
  • Grey Facebook Icon
REGÍSTRATE Y MANTENTE ACTUALIZADO!
  • LinkedIn Social Icon
  • insta